HAY QUE SALVAR DE LA MEDIOCRIDAD A LOS TALENTOS DE FRESIA